martes, 2 de agosto de 2016

Cómo navegará Google la saturación del mercado de ‘smartphones’




El negocio mundial de teléfonos inteligentes no ha alcanzado aún su punto máximo, pero de aquí en adelante el crecimiento será más difícil de conseguir. Curiosamente, eso podría ser beneficioso para Google.

El gigante de las búsquedas en la web, que es propiedad de Alphabet Inc., tiene una posición dominante en este negocio. Su sistema operativo móvil Android potencia casi 80% de los teléfonos inteligentes vendidos el año pasado, de acuerdo con International Data Corp. (IDC). Google ya ha lanzado una versión preliminar para desarrolladores del sistema operativo de este año, conocido como Android N. El lanzamiento completo está previsto para finales de 2016.

La prominencia de Android ha puesto a Google en la mira de los reguladores europeos, creando un cierto riesgo a largo plazo, aunque su posición puede parecer menos impresionante considerando las crecientes señales de una caída sin precedentes en las ventas de smartphones.

ENLARGE
En el primer trimestre, en un hecho inédito, los envíos mundiales de teléfonos inteligentes no registraron cambio frente al mismo periodo del año previo, informó IDC. El icónico iPhone de Apple experimentó por primera vez un descenso en las ventas durante ese período. Samsung, el mayor fabricante de teléfonos con el sistema Android, también registró una caída total en las ventas de sus teléfonos inteligentes. Esto se debió a que la debilidad en las ventas de sus modelos más antiguos contrarrestó un sólido lanzamiento de su nuevo dispositivo Galaxy S7, de acuerdo con IDC.

Es una dura caída para un sector acostumbrado a tener un crecimiento de dos dígitos. Pero las realidades del negocio ya no favorecen una expansión rápida.

Los países desarrollados están inundados de smartphones, y la mayoría de las personas que pueden permitirse comprar productos de alto precio, tales como los iPhones y la serie Galaxy S de Samsung, ya los tienen. De manera que el segmento ahora será impulsado principalmente por quienes decidan actualizar sus aparatos y los usuarios de teléfonos básicos que quedan por convertirse. Casi 80% de la población de EE.UU. posee un smartphone, estima comScore.

Todavía hay un crecimiento potencial en los mercados en desarrollo como India, África y Medio Oriente, entre otros. Pero este tipo de crecimiento será más lento debido a las limitaciones de las redes y la asequibilidad a estos dispositivos en dichos mercados.

ENLARGE
Sin embargo, el panorama sigue favoreciendo a Google. A diferencia de los dispositivos de Apple que son más caros, los de Google están en toda la gama de precios. Casi 60% de los teléfonos Android cuestan menos de US$200, de acuerdo con Neil Shah de Counterpoint Research, mientras que no hay iPhones en ese rango de precio salvo que sean subvencionados por un operador celular.

De modo que en un mercado en rápida desaceleración, Google debería ser capaz de obtener crecimiento para Android. Y la escala es importante.

Google no gana dinero con la venta de los dispositivos en sí sino por la manera en que éstos alimentan su lucrativo negocio de búsquedas y otros servicios. Ahí todavía hay margen para mejorar. El costo por clic de Google, que mide lo que pagan los anunciantes, es casi 30% menor en los dispositivos móviles que en las computadoras de escritorio, estima Eric Sheridan, de UBS. Esto debería subir a medida que los usuarios móviles realizan cada vez más transacciones en sus teléfonos.

IDC proyecta que las ventas de teléfonos inteligentes crecerán un promedio anual de 6% durante los próximos cinco años. Se espera que Android gane cuota de mercado en ese período de casi 80% ahora a 85% en 2020.

Para cualquier inversionista de Google preocupado por cómo le irá a la empresa en un mercado de crecimiento más lento, ese número debería hacerles sonreír.

0 comentarios:

Publicar un comentario