martes, 26 de enero de 2016

¿Por qué Apple debería descontinuar la Mac?


Apple Inc. tiene el tipo de “problemas” que pocas empresas en la historia podrían soñar con tener.

Está disfrutando de una seguidilla de productos que se venden muy bien y dejan altos márgenes de ganancia, y que le dejan tanto efectivo que la firma tiene la posibilidad de hacer casi cualquier cosa. Honestamente espero que Apple esté, como dicen los rumores, intentando cambiar el transporte al desarrollar un auto. ¿De qué otra forma podría el presidente ejecutivo gastar la abrumadora cantidad de US$195.000 millones que tiene a su disposición?

Pero a Apple la hacen personas, y sus líderes tienen una cantidad de tiempo limitado. El reciente ascenso del jefe de diseño Jonathan Ive y la división de muchas de sus tareas previas entre un par de subalternos atestigua que la influencia de Apple se ha extendido ampliamente desde que diseñó la icónica Bondi Blue iMac en 1997.

Precisamente por eso Apple debería descontinuar lo que quizás sea su marca más refinada: la Mac.

 Apple en una empresa tan excepcional y de qué forma la soberbia es la culpable de la caída de todos los imperios.

En la Conferencia Mundial de Desarrolladores del año pasado, el cónclave anual de Apple para sus fieles, fue difícil no llevarse la impresión de que la empresa se ha expandido demasiado. Los primeros presentadores repasaron listas de nuevas funciones para las principales plataformas de la compañía, empezando por la Mac, luego el iOS (el sistema operativo móvil de Apple) y finalmente el Apple Watch. La parte más importante se cerró con una presentación un tanto incoherente de Apple Music, el servicio de streaming de Apple.



Las mejores empresas de tecnología del mundo pueden ser las mejores en dos cosas a la vez, quizás tres. Google Inc. lo es en búsquedas, Android y plataformas publicitarias. Amazon.com Inc. se especializa en servicios web, ventas minoristas y grandes fracasos como el teléfono Amazon Fire. Podría seguir — Microsoft Corp., Samsung Electronics Co. y Facebook Inc. también son destacados ejemplos— pero mi punto es que sin importar cuántos recursos tenga una empresa, sólo puede ser la mejor en una cantidad limitada de cosas.

En la primera entrevista que concedió luego de tomar el mando de Apple, el presidente ejecutivo Tim Cook dijo que el ADN de la empresa es un enfoque “maníaco” en fabricar los mejores productos del mundo. “No productos buenos, o muchos productos, sino los productos absolutamente mejores del mundo”, le dijo a Bloomerg Businessweek.

Para cumplir esa promesa, Apple pronto tendrá que fabricar los mejores PC, teléfonos inteligentes, tabletas y aparatos de vestir del mundo. Y si los análisis de los desarrolladores son correctos, el mejor conversor para TV que también funciona con aplicaciones, cuando lance un nuevo Apple TV. Y por supuesto, un auto.

Además de todo eso, en nuestro mundo conectado, lograr que la experiencia de estos productos sea la mejor del mundo significa que Apple debe superar su debilidad tradicional, que son los servicios en la nube. Apple aún trabaja duro en su propio software de mapas, llamado Maps, más mejoras a iCloud, para almacenar documentos. Y en algún momento deberá ocuparse de mejorar el lío que según las primeras críticas es Apple Music.

Inevitablemente, algo tendrá que ceder. Artículos atractivos como las iMac con pantallas que tienen más píxeles que cualquier PC en la historia (y cuestan en promedio cuatro veces más que una PC) son impresionantes, pero, ¿qué está intentando probar Apple? ¿Realmente es buena idea que Apple continúe volcando recursos para convertirse en el rey de la tecnología del siglo pasado?

Me doy cuenta de que hay dinero en juego, por supuesto. Apple no revela los márgenes que obtiene con las Mac, pero en 2013 el analista Horace Dediu calculó que Apple estaba ganando más con las Mac que las cinco principales empresas de PC combinadas.

Pero pongámoslo en perspectiva. Hace un año, sucedió algo curioso en Apple. La compañía obtuvo sus mayores ingresos históricos por su línea de Mac, pero sin embargo la Mac representó la menor proporción histórica de los ingresos totales. Apple consiguió US$6.900 millones con 5,5 millones de Mac, sólo 9% de los ingresos totales. Decir esto sería una locura para cualquier otra empresa, pero Apple no necesita este ingreso.

Lo que la firma necesita es enfocarse. Si el iPhone recién está llegando a su mejor momento, el iPad es una plataforma inmadura y el reloj está en la niñez. Sin embargo Apple sigue invirtiendo en proezas de ingeniería únicas como la Mac Pro, que se despacha en volúmenes que son una fracción de casi todo lo demás que fabrica la compañía.

¿Cuánto más competitivas podrían ser las otras iniciativas de Apple si los diseñadores, ingenieros y ejecutivos detrás de la Mac fueran redireccionados? E igual de importante, ¿y si los desarrolladores que crean el sistema operativo OS X no tuvieran otra opción más que pasar a cosas que de hecho representan el futuro? Aún una empresa tan poderosa como Apple puede ser la mejor en sólo un puñado de cosas. Así que, ¿serán las PC, los teléfonos y sus sistemas operativos? ¿O serán teléfonos y el resto de la infraestructura informática desmaterializada post-PC —aparatos para llevar sobre el cuerpo, servicios en la nube y todo tipo de pantallas—, con los que la empresa ya se comprometió?

Apple es una compañía excepcional, y está en un momento decisivo. ¿Es una empresa de tecnología, o una empresa de experiencias? ¿Fabrica computadoras, o fabrica bienes de consumo? En un mundo en el cual la nube es cada vez más el centro de todo lo que hacen individuos y empresas, y nuestros aparatos móviles son su principal avatar, ¿qué hace Apple luciéndose en una industria de las PC que está muriendo? Personalmente, preferiría ver a Apple marcando tendencia sobre lo que vendrá. se respeta la opnion del sabio pero la PC sigue siendo usada .Yo uso mi smartphone , mi tablet pero  no se puede escribir con tranquilidad como estar sentado en tu PC o laptop .

0 comentarios:

Publicar un comentario