miércoles, 28 de octubre de 2015

¿Las consolas de videojuegos se encaminan a la extinción?


El mundo de los videojuegos está cambiando con rapidez. Las consolas fueron la plataforma más común para juegos durante décadas, pero las PC se han fortalecido en años recientes, y la cantidad de juegos que se están jugando en tabletas y smartphones se está disparando.

Según la Open Gaming Alliance, una asociación de empresas en la industria de los juegos, los ingresos globales de software para juegos de PC superaron los ingresos para juegos de consola en 2012, y la asociación prevé que los juegos móviles sobrepasen los ingresos de software de los juegos de consola en 2019.

Esas tendencias sugieren a algunos observadores que las consolas ya están siendo empujadas a los márgenes de la industria de los videojuegos y que solo es cuestión de tiempo para que se vuelvan obsoletas.

Pero otros piensan que las consolas tienen mucha resistencia. La complejidad y calidad visual de los juegos de consola son difíciles de igualar en otras plataformas, dicen, y las consolas han mejorado su atractivo al convertirse en conducto para otros tipos de entretenimiento.



A continuación, dos perspectivas de expertos en el debate.

Sí: su contenido es de mayor calidad, y ofrece un elemento social

Por Paul-Jon McNealy

Con la constante aparición de nuevas opciones de entretenimiento en el mercado de electrónicos de consumo, uno podría tener la impresión de que las consolas de videojuegos están desapareciendo. No es así.

De hecho, están prosperando. Y seguirán prosperando conforme siguen evolucionando como centros de entretenimiento que proveen lo que los consumidores quieren más que cualquier otro competidor, incluyendo contenido que transciende los juegos pero también un elemento social y una complejidad en los videojuegos que ninguna otra plataforma puede igualar.

Las consolas han demostrado su resistencia en términos de ventas. Tanto la Microsoft Xbox One como la Sony Playstation 4, las versiones más recientes de dos marcas extremadamente exitosas, están siguiendo las trayectorias de ventas de sus predecesoras, la Xbox 360 y la PlayStation 3. Esos modelos vendieron más de 85 millones de unidades cada uno.

Las consolas ya no son solo para jugar videojuegos. Se están usando para hacer streaming de música, o para charlar por Skype. Por encima de todo: el streaming de video de servicios como Netflix y Hulu Plus se ha convertido en la actividad más común en línea en las consolas Sony y Microsoft. Esa es la mejor prueba de que las consolas de juegos se han transformado en centros de entretenimiento, solidificando su sitio en millones de salas de estar.

Pero con la explosión de los dispositivos móviles y todo lo que pueden hacer, ¿no está llegando a su fin el entretenimiento en la sala de estar? La respuesta obvia es “no”: más y más consumidores están encontrando formas alternativas para traer contenido a la TV de su sala de estar. Y las consolas de videojuegos les dan a los consumidores exactamente lo que quieren: una manera fácil para recibir ese contenido. La consola de videojuegos ya está conectada a la TV, por lo que simplifica el proceso de encontrar y ver video de toda la gama de servicios de streaming.

A la gente todavía le gusta jugar videojuegos en su sala de estar, y las consolas tienen una gran ventaja sobre otras plataformas. Es sencillo para cuatro personas que están sentadas juntas tomar los controles y empezar una partida multijugador. ¿Cuándo ha visto a cuatro personas que agarran cuatro tabletas en la sala de estar y empiezan a jugar? Los juegos móviles no pueden reemplazar la rica experiencia social que viene de una consola en una sala de estar.

Los juegos móviles tampoco pueden igualar la complejidad de los juegos jugados en consolas, ya que las consolas cuentan con controles que permiten una gama mucho más amplia de acciones y que los aparatos móviles no pueden reproducir fácilmente. Los juegos de PC habitualmente usan combinaciones de mouse y teclado y producen una experiencia muy distinta que las consolas. Y los juegos, al igual que las películas, son ideales en pantallas más grandes.

Sí, los juegos móviles estén en auge. Y están mejorando, pero jamás podrán superar la escasez de botones y las pequeñas pantallas en los aparatos móviles. Pero este no es una situación de todo o nada. El mercado general de los videojuegos se está expandiendo, y todas las plataformas tienen un lugar en ese mercado.

¿Y la nube: volverá a las consolas obsoletas? En nuestra vida, sí, pero no en la próxima década. Hay demasiados obstáculos técnicos en este momento, incluyendo la insuficiente banda ancha en nuestros hogares, como para permitir que los juegos que solo están en la nube dominen por completo. Lo mismo aplica a la realidad virtual. Por el momento, y por mucho tiempo hacia el futuro, la gente necesitará una consola para obtener la mejor experiencia de entretenimiento.

McNealy es el fundador de la firma consultora Digital World Research y es profesor adjunto de la Escuela de Gestión Carroll de Boston College. Puede ser contactado en reports@wsj.com.

NO: Los dispositivos móviles, entre otros, vienen con fuerza

Por Brian Blau

En el universo de los videojuegos, la consola es reina y lo ha sido por décadas. Pero ese reinado no durará mucho.

Una creciente gama de otros dispositivos están propinando un golpe de Estado, capturando la atención y la billetera de los jugadores al ofrecer nuevos tipos de juegos y, cada vez más, una experiencia que se acerca o reproduce lo que ofrecen las consolas.

Los videojuegos de smartphones y tabletas son el segmento de más rápido crecimiento en el mercado de videojuegos, y algunos analistas estiman que los juegos móviles han sumado más de 1.000 millones de jugadores nuevos, un nivel que las consolas nunca han logrado.

Los juegos móviles están en alza en parte debido a que requieren menos esfuerzo y compromiso que los juegos de consola. Su estilo de juego en porciones pequeñas y divertidas resuenan con los propietarios de los dispositivos móviles que buscan juegos que puedan jugar de forma fácil y rápida. Y el universo móvil está creciendo a medida que las ventas de smartphones y tabletas continúan creciendo. Los desarrolladores de juegos tienen sus miras en otras plataformas móviles, incluyendo los relojes inteligentes.

Para los que prefieren algo más sustancial, los desarrolladores de juegos están comenzando a reducir la brecha entre la consola y los juegos móviles. Los dispositivos móviles están viendo un influjo de juegos más intensos de 3-D que antes estaban disponibles solo en consolas. Conforme más de estos juegos de alta calidad salen en versiones móviles, habrá menores incentivos para que los consumidores gasten de más en una consola cuando pueden jugar juegos móviles más económicos en cualquier lugar.

Algunos dicen que los juegos móviles jamás podrán igualar la calidad de los juegos de consola, debido a que cuentan con menos controles y pantallas mucho más pequeñas que los televisores. Es difícil discutir con el argumento de “entre más grande, mejor”, y definitivamente los juegos en una pantalla grande son algunas veces más interesantes. Pero el auge en los juegos móviles —incluyendo la habilidad de reflejar pantallas, es decir, ver en una TV lo que está en la pantalla de su smartphone o tableta, como con Chromecast de Google— sugiere que eso no es problemático para muchos consumidores. Las más de 1.000 millones de personas que juegan regularmente videojuegos fuera de la consola parecen bastante satisfechos.

Existe otro desafío para las consolas que saciará con creces el apetito de los jugadores por la fidelidad de gráficos e intensidad de juegos: los juegos de PC, dominados por la plataforma de distribución de juegos Steam, de Valve Corp. Incluso hay un retador emergente en la pantalla grande: los servicios de streaming de TV como Amazon Fire TV y Nvidia Shield TV se están apuntando a convertirse en proveedores de juegos de alta fidelidad que satisfarán un creciente grupo de jugadores de consolas tradicionales.

Los juegos en la nube —la capacidad de transmitir por streaming desde granjas de servidores a cualquier dispositivo— es una amenaza de más largo plazo para las consolas. Su disponibilidad es limitada pero en el futuro implicará que los juegos simplemente vivirán en la nube, no en un dispositivo. La realidad virtual y la realidad aumentada finalmente ya están casi aquí. No pasará mucho tiempo antes de que los juegos cinemáticos y la producción de películas del calibre de Hollywood se fusionen y lo sumerjan a uno de una forma que los juegos y las películas de pantallas planas jamás podrán hacerlo.

El mercado de los videojuegos ha estado constantemente perturbado por nuevas tecnologías y modelos empresariales durante los últimos 40 años, y no hay motivo para creer que el nivel de innovación y cambio se desacelerarán. Si aún necesita los últimos y mejores videojuegos —que son cada vez más limitados— su consola está segura de la competencia directa hoy; entonces disfrute. Pero no espere comprar otra una vez que esta generación pierda ímpetu.

Blau es el director de investigación de tecnologías de consumo y mercados Gartner Inc

0 comentarios:

Publicar un comentario