lunes, 19 de mayo de 2014

El pacto entre AT&T y DirecTV complica aún más la labor de los reguladores



La oferta de AT&T Inc. T -0.98%  de casi US$49.000 millones para comprar DirectTV complica más la tarea de los reguladores de Estados Unidos, que deben evaluar si una ola de consolidaciones en las telecomunicaciones perjudicará a los consumidores.

La transacción por sí misma no parece presentar una amenaza seria a la competencia fuera de los mercados donde AT&T ya ofrece el servicio de TV de pago. Sin embargo, se produce en medio de una ola de megafusiones de firmas de telecomunicaciones, como la compra propuesta de Time Warner Cable TWC +1.28%  por parte de Comcast. CMCSA +1.41%

"Me preocupa que el mercado de las telecomunicaciones se perfila cada vez más como un mercado que favorece a las grandes empresas por sobre los consumidores", dijo el presidente del Comité Judicial del Senado de EE.UU. Patrick Leahy, quien agregó que su grupo analizará el acuerdo en detalle.

Otros legisladores, incluidos líderes de la Cámara de Representantes que supervisan temas antimonopólicos, prometieron revisar la fusión, pero el Congreso tiene una capacidad limitada para influir en la aprobación de fusiones. Los reguladores, por ejemplo, en 2011 bloquearon el intento de AT&T de comprar T-Mobile US, a pesar de la campaña de seducción que realizó la empresa para conseguir el visto bueno de los legisladores en el Congreso.

Tanto el Departamento de Justicia de EE.UU. como la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de ese país deben aprobar el acuerdo por DirectTV; al primero le incumbe la competencia y la FCC tiene la misión más amplia para asegurarse de que el acuerdo respete el interés del consumidor.

La vocera del Departamento de Justicia Gina Talamona prefirió no hacer comentarios específicamente sobre el acuerdo de AT&T, más allá de confirmar que la agencia lo analizará. "Cuando estudiamos una fusión consideramos el mercado como existe actualmente y hacia dónde podría dirigirse", sostuvo.

El principal atractivo del acuerdo es que la empresa combinada podría competir con Comcast y otras empresas de cable en el lucrativo mercado de TV de pago y banda ancha. Si los reguladores aprueban la fusión entre Comcast y Time Warner Cable, la combinación entre AT&T y DirectTV estaría en una posición similar para competir a nivel nacional en EE.UU. para quedarse con suscriptores y el contenido de video más popular.

La fusión probablemente no enfrente obstáculos antimonopolio insalvables ya que las empresas no son competidoras directas de relevancia y ya se han unido para vender DirectTV en zonas donde AT&T no ofrece sus servicios de televisión U-verse, indicaron algunos analistas legales.

"En cuanto a (cuestiones) antimonopolio se refiere, creo que la fusión probablemente será aprobada", sostuvo el investigador antimonopolio de la Universidad de Iowa Herbert Hovenkamp. "Esta es principalmente una fusión de complementos, y casi siempre aprobamos las fusiones de complemento".

El tema que podría generar más dudas serían los 5,7 millones de suscriptores del servicio de TV paga U-verse, de AT&T, que se superpone con la zona de servicio de DirectTV en algunos mercados. La abogada especialista en antimonopolio Amanda Wait, de la firma Hunton & Williams LLP, afirmó que el Departamento de Justicia probablemente analizará de cerca las zonas geográficas donde los consumidores actualmente tienen tanto U-verse de AT&T y DirectTV como opciones de TV de pago en su proveedor de cable local.

Darles a los clientes de DirectTV la opción de comprar servicio de banda ancha es uno de los principales puntos de venta de AT&T ante los reguladores. El gigante de telecomunicaciones planea desplegar un servicio de banda ancha de alta velocidad para 15 millones de consumidores extra si se aprueba el acuerdo, lo que ofrecería una potencial competencia para la empresa de cable local en esos mercados.

AT&T también prometió cumplir las reglas de la FCC de 2010 que rigen la forma en que los proveedores de contenido de banda ancha tratan los contenidos en sus cadenas, aunque una corte federal de EE.UU. desestimó las reglas este año. Comcast realizó una promesa similar cuando compró NBCUniversal y ha ofrecido extenderla como parte del acuerdo para comprar Time Warner.

El anuncio llevó a quienes se oponen a la consolidación de medios desde hace tiempo a volver a instar a los reguladores a bloquear esta ronda más reciente de transacciones.


0 comentarios:

Publicar un comentario